En MModos somos concientes de que la construcción industrial, a pesar de estar cada vez más introducida en nuestra vida, sigue generando dudas. A nivel particular aun muchas personas se deciden por la construcción tradicional.

CONSTRUCCIÓN TRADICIONAL VS CONSTRUCCIÓN INDUSTRIAL

Tipos de estructuras:

En la construcción tradicional, los elementos estructurales son las vigas y columnas que se conectan en los puntos de unión. En el industrializado, se genera un conjunto estructural de muros enlazados formando una única unidad (muros estructurales).

Tipos de construcción.

La edificación convencional se asienta sobre una mano de obra, a veces, poco cualificada, el ladrillo como material básico y un nivel escaso de industrialización durante todo el proceso que conlleva una ejecución más compleja. Además, cada arquitecto aplica sus propios detalles constructivos, lo que dificulta el control de calidad de la obra.

Por el contrario, la construcción industrializada trabaja con personal muy cualificado, alto grado de control de calidad en los detalles constructivos, una mayor regularización en los tiempos y una ejecución simplificada que permite ahorrar en costes

Construcción sostenible

El tema de la sostenibilidad es una exigencia que se recoge en los nuevos planes legislativos de numerosos países.

En el caso de la UE, es una de las claves que inspiran el denominado Pacto Verde o Plan de Acción de la economía circular en la UE, ambos con repercusiones directas en el sector de la construcción.

Con la construcción industrializada, se produce un avance espectacular en lo que se refiere a políticas medioambientales. Estas son las ventajas que representa frente a la construcción tradicional:

    • Reducción del consumo de energía y materiales gracias a los procesos industrializados que concentran la producción de forma estandarizada en las fábricas.
    • Menor gasto de agua, el recurso natural más escaso y valioso del planeta, al no utilizarse conglomerantes húmedos para el armado de las estructuras.
  • Limitación en la generación de residuos y apuesta por el uso de materiales reciclables.
  • Menor huella de carbono, con una reducción de un 60 % en las emisiones de CO2 durante el proceso de construcción, y de un 30 % en su uso como vivienda.
  • Mayor eficiencia energética de las viviendas industrializadas, con un ahorro en climatización de entre el 40 y el 75%.

Entradas recomendadas